9 de julio de 2013

Julio 2013



Resiliencia... Capacidad innata o adquirida??

La palabra RESILIENCIA, debe su origen a un vocablo de origen latín: RESCILIO, que significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar.
Este vocablo se adaptó a las ciencias sociales para designar a aquellas personas que luego de haber sufrido experiencias adversas han tenido la capacidad de salir sanas y fortalecidas de dichas experiencias.
Podríamos preguntarnos ¿cómo puede ser que algunas personas parecen tener desde su nacimiento ciertas capacidades de tolerancia ante las frustraciones y las adversidades y otras no ?.
Mucho se ha dicho si esta capacidad es innata o adquirida. Hoy, podemos decir que comparte ambos conceptos. Por un lado, es una capacidad inherente a todo ser humano y por lo tanto innata; por el otro, la posibilidad de haber acuñado un término para nombrar este tipo de capacidad, nos ha abierto la posibilidad de “distinguir” que es posible accionar para desarrollarla. Y de qué forma?…cambiando la mirada personal.

El cambio de mirada. Ingrediente fundamental de la Resiliencia

Una vez escuché una categorización de los tipos de problemas, no recuerdo el autor pero la simplicidad de su clasificación me produjo una clarificación casi inmediata de la responsabilidad posible de asumir ante los mismos. Esta categorización es la siguiente: “Existen tres clases de problemas, “tus problemas”, “los problemas de los demás” y “los problemas de Dios””.
¿En cuál de este tipo de problema crees que podrías actuar eficazmente?
Muchas veces tratamos de influir en los demás, en el mundo, a pesar de que la realidad se nos impone como una realidad obstinada en permanecer inmodificable, una realidad que queda librada a la voluntad de Dios o una realidad que por su fijeza no encontramos recursos externos para modificar los acontecimientos.
¿Qué podemos hacer entonces? Es allí donde la categorización de “tus problemas” adquiere un foco relevante, es allí donde nuestra “responsabilidad” adquiere el protagonismo, ¿cómo? modificando nuestra manera de ver e interpretar lo que nos perturba, que no es más que aceptar “lo que es” y “lo que ocurre”. Esta aceptación involucra el des-hacernos de juicios de valor, es entonces cuando nos “des-apegamos” de la interpretación, es justamente cuando a partir de despojar la situación de cargas interpretativas (que nos cierran a la vida), advienen los nuevos significados, es cuando la realidad adquiere una nueva dimensión, se tiñe de un tono distinto y se abren las puertas a nuevas posibilidades de acción que antes permanecían ocultas.
La posibilidad de “re-significar” la realidad, darle un nuevo “sentido”, una nueva interpretación es una opción que tienes a disposición ya que toda interpretación es una opción íntima y subjetiva y, por ende, susceptible de ser modificada.
Un buen ejemplo de ello fue Víctor Frankl, sobreviviente de los campos de exterminio nazi, quien explica que, ante la imposibilidad de cambiar la realidad que se le presentaba, cambió su mente y con ella la interpretación y el signo de los acontecimientos.
Cuando “creas” que nada puedes cambiar, recuerda que puedes cambiarte a ti mismo.
La próxima vez, ¿dónde vas a enfocar tu lente ?.

9/4/2013 
Por www.formacionlideres.com


Procesos de Selección Ocultos  Cómo encontrarlos?
Existen multitud de ofertas de empleo que no se publican en bolsas de trabajo públicas. A estas ofertas se les denomina mercado oculto. Según un estudio que realizó el año pasado Lee Hecht Harrison, tan sólo el 20% de las ofertas pertenecen al mercado abierto, es decir, el 80% de las ofertas de trabajo no salen a la luz.  Y es que a las empresas les cuesta un dinero publicar sus vacantes en los portales de empleo.
Pero ¿cómo podemos acceder a este mercado? Existen varias posibilidades:
El networking: Esa será, probablemente, tu mejor arma. En muchas empresas se pregunta a los empleados si conocen a alguien para ocupar determinado puesto vacante. Por ello debes cultivar tus ‘amistades’ y aprender a potenciar tu red de contactos.
La candidatura espontánea: Es una carta que se envía a la persona responsable de contratación directamente.  No se vende la trayectoria profesional, por lo que no es necesario que vaya acompañada de un curriculum, si no el valor añadido que tú puedes aportar a la empresa.  Se debe estudiar la organización, los productos… con el fin de encontrar el nexo de unión para vender tu perfil.  El objetivo de la candidatura espontánea es despertar el interés del interlocutor para generar la entrevista y, posteriormente, poder incorporarte en la misma.
Temporadas: El reclutamiento va por temporadas, si deseas trabajar en Navidad o verano, por ejemplo, entrega tu CV a principios de Diciembre o en Junio.  Cómo ya sabes hay épocas de mayor actividad laboral. Enero y Febrero son propicios para la contratación porque las empresas realizan sus presupuestos en estas fechas.
Empresas de interés: Ten claro aquellas empresas en las que te gustaría trabajar, que son de tu sector y que pueden tener en algún momento una vacante para ti. Sigue su web, en sus redes sociales y estate atento a sus movimientos ya que en cualquier momento podrás encontrar algún indicio que indique que van a contratar.
Foros: En ocasiones se publican ofertas en foros especializados del sector. Son gratis y como no son demasiado utilizados es una forma de no recibir masivamente curriculums.
Colegios oficiales, escuelas de negocios o bolsas privadas de organizaciones. Todos tienen bolsas de empleo y suelen presentar ofertas que no son accesibles para todo el mundo. ¡Investígalas!

Redes Sociales: Son una herramienta muy potente. Tus perfiles deben estar activos, ya que si algún reclutador busca candidatos a través de este método, tiene que  encontrarte y le tiene que gustar lo que ve. Las redes sociales también sirven para hacer una búsquedas de empleo e investigar empresas. Sácales todo el partido que tienen.

 9/4/2013
Por: http://www.agenciaderecolocacion.es/




Boletín de Julio de AMNYP del Sur 
Compartimos contigo nuestro Boletín Informativo Julio 2013 con notas de interés:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada