3 de noviembre de 2015

Edición Noviembre 2015

Próximo Living de Mujeres de Negocios y Profesionales 


El próximo 28 de noviembre a partir de las 15,30 hs. se llevará a cabo en Riviera Banfield, nuestro Living de AMNYP del Sur para compartir con todas. En esta ocasión, las expositoras Dra. María Paula Lumerman, abogada especialista en finanzas y su socia, la Dra. Denise Harrison, experta en legislación previsional; ambas nos brindarán"Algunas claves legales del Negocios. Una mirada previsional para emprendedoras".  Por otro lado, en una segunda parte expondrá la Lic. Mónica Del Fabro, especialista en Gestión Educativa y actividades recreativas en adultos, nos hablará sobre cómo regenerar nuestro cerebro a través del uso y la práctica del Fitness Mental.  Como siempre pasaremos un momento muy ameno, de redes, colaboración, reconocimiento y aprendizaje mensual. Link

Dónde situar el Límite Ético Reclutando en Redes Sociales?

Facebook se caracteriza por algo es por mostrar a las personas tal y como son en realidad. En un CV muchas veces se magnifica la información, y en cualquier caso, lo más destacado será la formación y experiencia profesional. Sin embargo a través de algunas redes sociales como esta, podemos averiguar cómo se expresan los candidatos, que lenguaje utilizan, que tipo de publicaciones les interesan, si se muestran críticos con trabajos anteriores, etc. En definitiva, podemos hacernos una idea de la profesionalidad del individuo. Ahora bien…¿Hasta qué punto es justo analizar candidatos en función de su estilo de vida y preferencias personales?  Algunas veces, casi sin quererlo, podemos llegar a caer en lo que podría considerarse una invasión de la intimidad. El problema es cuando tomamos decisiones basándonos exclusivamente en lo que descubrimos de nuestros candidatos.

¿Cómo Reclutar sin Caer en los Extremos?

La fase final, es el momento idóneo para acudir a las Redes Sociales con el fin de averiguar información adicional, que nos ayude a confirmar la compatibilidad de la ideología de la empresa con la del candidato. Sin embargo, para evitar guiarnos únicamente por lo que podamos encontrar en sus perfiles personales, debemos tomar las siguientes medidas:

1. Establecer Prioridades: Por sentido común cuando estamos buscando un candidato para un puesto en concreto, las prioridades a la hora de reclutar deberían basarse en criterios objetivos, como la formación, experiencia o las conclusiones obtenidas de la entrevista personal. Debemos determinar qué vamos a valorar de los perfiles más personales de nuestros candidatos en la red y elaborar una lista con aquello que puede ser interesante de cara a la relación del candidato con la empresa.

2. Respeta el Derecho a la Intimidad: Esto quiere decir no sobrepasar los límites que el propio candidato pone en su perfil. Está bien analizar, pero debemos hacerlo sobre la información publicada voluntariamente por la persona y no por otras en donde puede salir etiquetado.

3. Aplica la Igualdad en el Reclutamiento: En el caso de estar realizando un proceso de selección de más de un puesto de trabajo, se deben consultar los perfiles sociales de todos los que estemos valorando como posibles candidatos y no solo el de unos pocos.  De esta forma, podremos tomar decisiones finales de contratación de forma justa. Como casi todo en la vida, los extremos son malos, por ello siempre debemos tratar de conseguir una posición intermedia ante las nuevas tendencias que marque el mercado y particularmente las nuevas tecnologías.
Facebook puede llegar a ser una potente arma de reclutamiento que nos ayude a unificar criterios para captar al mejor candidato, pero debe formar parte del conjunto de medios utilizados y no concederle la máxima importancia, ya que sino además de saltarnos la ética, muy probablemente estaremos dejando escapar talento. Por blog.talentclue.com/


Referencias Problemáticas

Resultado de imagen para referencias laborales

A pesar que esta nota la posteé bastante tarde en la edición anterior de octubre, me parece que es válida para considerarla en esta ocasión. En el mes de setiembre participando de un debate en las redes, rescaté que los trabajadores y empleadores tienen un concepto equivocado con respecto a las referencias laborales y eso me alertó en cuanto a la acción de los responsables de recursos humanos. Noté que algunos empleadores comentaban que ante la incorporación de un postulante miraban su CV y si existían empresas que no estuvieran registradas o no se habían hecho los aportes correspondientes, ese trabajador quedaba descartado, con lo cual el trabajador era el culpable de su siniestra situación.  En otro caso, hubo un relato de una colega donde comentaba que un trabajador había sido despedido por haber cometido un leve error y la firma consideró su error como algo grave, el hecho fue que las referencias para ese trabajador lo perjudicaron de tal manera que hasta el día de hoy, sigue sin poder ubicarse.

Una colega extranjera expresó que a raíz de esas nefastas referencias, la gente se queda sin posibilidad de trabajar, o peor aún con un hueco inexplicable en el CV  si omiten esa experiencia. Aparentemente en España, se puede actuar judicialmente contra empleadores que perjudiquen de esa manera a un trabajador. Lamentablemente en Argentina, no contamos aún con esa visión. 
Lo importante es tener en cuenta que los trabajadores nunca deberán ocultar la información de sus empleos. Así que será importante conseguir referencias que provengan de compañeros, colegas y otros y también fuera del entorno laboral. Hay que tener en cuenta que los empleos proporcionan contactos, clientes y gente de confianza que puede describir como una persona ha interactuado y trabajado con ellos. 

Resultado de imagen para referencias laboralesDesde mi mirada profesional, no pude dejar de participar y acotar que  para los selectores las referencias siempre sirven y completan una mirada más sobre un postulante, hoy también ayudan las redes sociales para obtener información.  Con respecto al tema, puedo comentar casos cercanos de muy buenos trabajadores con muchos años que han sufrido esta problemática sobre las referencias.  A mi criterio y experiencias cercanas, el tema en cuestión es que si una empresa se pone entre ojos a un empleado y lo perjudica en brindar malas referencias, lamentablemente ese individuo, no logrará insertarse nuevamente; no saben cuanto daño hacen y es preocupante esa mentalidad en profesionales del área de recursos humanos o responsables en incorporar nueva fuerza laboral.
Resultado de imagen para referencias laboralesAl colega que opta por el "descarte laboral" le mencioné que no se olvide que al momento de las referencias laborales, existe una gran cantidad de grandes empresas que no hacen los aportes de sus empleados, otras que las realizan al momento de llegar la edad jubilatoria, como así tampoco entregan certificaciones y personalmente, a pesar que todo esto ocurre en el mercado laboral, no lo tomaría como una variable de descarte  hacia un postulante. 
En toda entrevista se debe escuchar, luego apreciar ambos relatos, como también recurrir al uso de una buena entrevista y batería de herramientas que nos brindarán información certera de "quien es ese trabajador". Me parece que hay mucho por hacer y tratar en este tema tan interesante y actual. Para tener en cuenta.

10 razones por las que renuncian los Millennials

Resultado de imagen para jovenes millenianLos millennials… esa generación propositiva, actualizada y llena de vida, pero a la vez, tan difícil de retener en un empleo. De acuerdo con una encuesta realizada por Deloitte, las personas nacidas entre 1981 y 1995 conforman 35% de la fuerza laboral en el mundo y en 10 años conformarán nada menos que el 75%.
Estos jóvenes se caracterizan por ser cien por ciento digitales –no imaginan su vida sin Smartphones ni apps–, consumidores informados y exigentes, sociables y colaborativos, autosuficientes, innovadores y creativos. Sí, todo eso en una sola persona. Pero estas mismas cualidades son un arma de doble filo para las empresas: los millennials suelen entregarlo todo, pero su compromiso muchas veces es fugaz. Suelen aburrirse pronto de la rutina y buscan cambiar de aire para sentirse renovados.
Algunas de las compañías más innovadoras y exitosas del mundo, como Google y Hootsuite, son impulsadas por las ideas y el trabajo de millennials. ¿Cómo han conseguido enamorarlos para que se sientan comprometidos a largo plazo?
 Para responder esta pregunta, primero es preciso conocer cuáles son las razones principales por las que los miembros de esta generación abandonan un trabajo (sí, las empresas mismas tienen gran parte de la responsabilidad).

1. Se sienten desmotivados por sus compañeros o jefes
Esa persona que pasa horas viendo videos hace mucho más que ser improductiva: desmotiva enormemente al resto del equipo. Esto es todavía peor si se trata de un líder. Un millennial difícilmente tolerará que algún compañero o jefe suyo finja trabajar mientras los demás se rompen la espalda haciéndolo. Este sentimiento de impotencia lo llevará a renunciar más temprano que tarde.

2. No sienten que hagan una diferencia
Los millennials crecieron creyendo que podían cambiar el mundo, y está en su ADN sentirse impulsados a generar un cambio. Por esta razón, medir el rendimiento de los trabajadores con números o establecer procedimientos estrictos es la forma más segura de hacerles sentir que su libertad está coartada. Recuerda: un millennial es libre y propositivo por naturaleza. Los trabajos mecánicos, repetitivos y poco relevantes los frustrarán en cuestión de meses.

3. Se rodean por un ambiente laboral rígido
¿Una oficina plagada de juntas, procesos burocráticos y caras largas? No, gracias. Los millennials necesitan sentirse rodeados por “buena vibra”, prácticas motivadoras y un espacio que propicie las ideas innovadoras. Sí, el café, las galletas y los comedores amplios se aprecian, pero no son lo más importante. Un jefe flexible e inspirador, un equipo de trabajo diverso y la menor cantidad de procesos burocráticos posible son las condiciones para que el ambiente de trabajo sea agradable.

4. Reciben un trato poco humano
Para nadie es agradable sentirse como un empleado más que sólo es relevante en la medida en que genera utilidades a una empresa. Pero, para un millennial, esto es simplemente intolerable. Si los tratas así, ten por seguro que tu empresa recibirá el mismo trato. ¿No quieres que su trabajo sea nada más que el medio para pagar su renta? Reconoce sus logros, procura su bienestar y busca siempre que se sientan cómodos.

5. Realizan un trabajo mecánico
¿Quieres contratar a un millennial para subir 10 notas al día, sacar 100 copias o responder llamadas sin fin? Prepárate para perderlo en cuestión de meses (o semanas). Los jóvenes de esta generación detestan los trabajos mecánicos y rutinarios: odian sentirse como robots, por lo que buscarán cualquier oportunidad para dejar ese empleo. Así de simple.

6. Sienten restringida su libertad
Como dijimos antes, los millennials se caracterizan por ser autosuficientes y por dictar su propio camino. Si bien toda empresa debe tener definidos sus procesos, también es importante que los jefes permitan que los miembros de sus equipos enriquezcan el negocio con sus aportaciones. Una cosa es segura: cumplir órdenes sin posibilidad de proponer no es el dream job de ningún millennial.
  
7. La flexibilidad es nula
¿Horarios flexibles? ¿La posibilidad de trabajar desde casa? ¿La posibilidad de modificar procedimientos? Si estos conceptos te suenan completamente ajenos, lo más probable es que exista una altísima rotación de personal joven en tu empresa. No hay mejor forma de motivar a los millennials que ofrecerles este tipo de facilidades.

8. No existe un equilibrio vida-empleo
Has escuchado que los millennials son sumamente trabajadores y que son capaces de pasar noches enteras en vela con tal de que su trabajo sea perfecto. Esto es cierto, pero no significa que no valoren su vida privada o que su finalidad última sea pasar las 24 horas del día trabajando. Un empleo que no vele por su bienestar personal será descartado.
Si eres dueño de un negocio, ¿consideras que los millennials son indispensables para sacarlo adelante? ¿Con qué acciones mantienes motivada a esta generación?

9. Posibilidades de crecimiento: cero
¿Has escuchado el término "zona de confort"? Bueno, pues no aplica a los millennials. Los millennials no son conformistas. Todo lo contrario: aspiran a llegar lejos, por lo que quedarse en el mismo puesto durante 10 años no forma parte de sus planes (¡ni pensarlo!). Tienen la mirada puesta en el crecimiento profesional, por lo que si encuentran que su empleo no les ofrece la posibilidad de aprender más, poner en práctica sus habilidades, proponer proyectos y escalar de puesto, lo más probable es que se muevan de lugar.

10. Una empresa sin valores

Estos jóvenes no son ajenos a la realidad social y ambiental que los rodea; se preocupan, además de por su bienestar personal, por generar un impacto positivo en su entorno. Por lo tanto, si trabajan en una empresa que no lleva a cabo acciones de responsabilidad social o que no es coherente con sus valores y prácticas, difícilmente se pondrán la camiseta. Por: http://www.estrategiaynegocios.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada