9 de febrero de 2016

Edición de Febrero 2016

Mirada Socio Laboral en Marruecos


En todos mis viajes no puedo evitar relacionar y observar la cotidianidad laboral del lugar. Este año visité el sur de España y Marruecos y realmente quiero compartir algunas imágenes de este último lugar, que me trasportó a métodos de trabajo del siglo pasado. Noté la mezcla de opulencia y pobreza, como así también la sencillez y calidez humana y hospitalaria de este pueblo que también es atravesado por la globalización y en ella, el trabajador local utiliza su ingenio para salir adelante en los distintos terrenos de su geografía. 
Quiero mencionar algunos datos que considero de interés para interiorizarnos de este país. Marruecos es un país africano con una población muy joven, la mayoría de sus habitantes, alrededor del 70%, son menores de 30 años. Cuenta con 26 millones de personas. El diario "La Vanguardia", en julio de 2015 mencionaba que sólo un 32%  de los empleos existentes en Marruecos se han realizado por un contrato de trabajo desde 2012, según un reciente informe del Ministerio de Empleo marroquí, considera que este fenómeno limita la extensión del empleo en el país. 

Según el documento, la situación del mercado de trabajo en el país tiene el objetivo de diseñar una estrategia de "formalización", los trabajadores con contrato constituyen un 39,6 % en el medio urbano, y solo un 10,9 % en el medio rural. El informe, distingue entre el trabajo en el sector público, como la mayor fuente de contratos formales. El diagnóstico indicó que en trabajo privado informal y el informal, que aquellos que tuvieron un trabajo con contrato laboral, un 77 % tenía un diploma de estudios superiores. El texto hace hincapié sobre el "crecimiento" del empleo en el sector informal, que alcanza -fuera del ámbito agrícola- un 37 %, pero el informe resalta su "baja" productividad con una contribución de solo el 14 % en el PIB. Además, el documento explica que la tasa de desempleo representa un 36 % entre los jóvenes en el medio urbano, mientras que el 60 % de la población activa no tienen ningún diploma escolar. La tasa de desocupación también es alta entre las mujeres y representa un 20,4 % en el medio urbano, indica la misma fuente que añade que solo una de cada cuatro mujeres tiene un empleo en Marruecos
El ministro de Empleo, Abdeslam Sediki, lamentó la baja presencia de la mujer en el mercado de trabajo debido a varios obstáculos culturales, sociales o económicos o la débil tasa de escolaridad de las mujeres. El Gobierno de Mohamed VII, actual Presidente de Marruecos, ha decidido poner en marcha una comisión ministerial destinada a encontrar soluciones a la gran prevalencia del sector informal, a la débil cualificación del capital humano o la fuerte segmentación del empleo.  El ministro indicó que su departamento tiene el objetivo de crear en la próxima década 200.000 empleos para mejorar la tasa de actividad femenina, así como reducir el número de desempleados y subempleados.

Asimismo, es notorio ver como diversas ONGs realizan actividades solidarias en este país, entre ellas Fundación Europamundo, con la que viajé. Estuve en África, recorriendo y conociendo Marruecos de la mano de una guía apasionada, Olga. A pesar de ser madrileña, me asombró el conocimiento que tiene de esa tierra, su historia, sus costumbres, su geografía, su idiosincrasia. Y finalmente llegamos a Khorbat, un lugar en medio de un desierto árido y pedregoso  donde se respira hospitalidad, cordialidad, paz, armonía e unión. Me sorprendió ver en ese lugar de África que dicha empresa de turismo tuviera una pequeña regional de la ONG, donde pone su granito de arena, ayudando para que puedan llevar a cabo sus propios emprendimientos. Me mostraron diversos trabajos realizados por distintos artesanos, cada cual en lo suyo: pashminas sencillas, pañuelos y chalinas bordadas, cortinados bordados, pinturas a mano utilizando varias técnicas. Me recibieron con el típico té de menta y por supuesto colaboramos realizando algunas compras para ayudar a los emprendedores. Todo enmarcado en la sencillez con mucho orden, higiene y buen gusto. Sugiero a mis estudiantes, siempre que puedan realizar esta doble mirada en sus viajes. Espero lo disfruten tanto como yo al compartirlo!!! Ver fotos

Adaptarse al Mercado Laboral actual

Resultado de imagen para cambioMuchas personas, buenas trabajadoras, no encuentran trabajo hoy día. Capital profesional desperdiciado. Si les preguntas por qué no encuentran trabajo, desconocen el motivo en muchas ocasiones. Entonces surgen dos posibilidades:
Preguntarse qué puedo hacer para tener más opciones de encontrar un trabajo.Quedarnos con el análisis, certero por otra parte, de que hay crisis, no hay trabajo para todos. La primera produce movimiento hacia adelante, la segunda frustración y estancamiento.  En la historia de la humanidad, ha habido periodos de cambio: cambio climático, de tipo de sociedad, de generación, de estilo de vida, de ciclo… En todos estos cambios, hay quien se ha adaptado y hay quien no. Y ahora estamos ante un gran cambio paradigmático debido a:

La irrupción de las nuevas tecnologías, que en ocasiones parece que avance sólo para el que está muy aclimatado en ellas. Antes había el currículum en papel, la carta de presentación, las recomendaciones. Hoy el CV es casi siempre on line, se puede mejorar mediante filtros informáticos, e incluso, en pocos años hemos pasado de distintos portales a las redes sociales y ahora las APP. Todo cambia a ritmo muy acelerado. Y diría que esto no ha hecho más que empezar. Para la tecnología informática, el cambio es el estado habitual. Lo que exige una gran adaptación y una formación continua.
Los recursos humanos y las empresas han cambiado. La crisis por una parte les ha hecho ser más eficientes (más con menos). Utilizan herramientas que facilitan la gestión de los candidatos, pero que pierden capital humano. La dinámica económica de cambio e innovación constante comporta la necesidad de las empresas de tener unos trabajadores que favorezcan esta adaptación y que, incluso, generen o promuevan ellos el cambio.
La globalización ha creado un nuevo mundo en donde, por ejemplo, los idiomas son imprescindibles. Las empresas cambian de un sitio a otro, requieren de más movilidad. Sale más barato, en muchos casos, traer un producto desde la otra parte del mundo que de al lado de casa… Tanto cambio hace que las empresas no se casen tanto con el trabajador, requiere relaciones más puntuales en muchos departamentos. Además ha generado un elevado nivel de especialización en el trabajador, mayor dominio de idiomas y otros conocimientos, como los informáticos.
Las profesiones han cambiado, por las TIC o por los nuevos procesos que operan en el trabajo.
Y a todo esto se suma una crisis de la que cuesta salir. Las crisis suelen estar acompañadas por una menor inversión en formación (y más en esta crisis con el déficit de la administración pública), más candidatos para cada puesto de trabajo y el despido de trabajadores estables en una empresa habituados a una forma de trabajo que al confrontarse con el mercado actual ven que hay más requerimientos de los que tienen y están en muchas ocasiones, por tanto, fuera de los procesos  de selección.
Son muchos cambios. Es una nueva era que, precisamente, se define por el cambio. Pero éste tiene su parte cruel y es que quien no se adapte queda apartado. En ocasiones, es una decisión de uno mismo (por orgullo, por dificultades propias por complejidad externas) pero a veces es la sociedad la que no facilita la adaptación de un colectivo de individuos (mayores de 45 años, dificultad de acceso a estudios).
Pero haciendo una lectura sencilla de la situación vemos que la sociedad requiere de todos, pero cambiarla no depende de uno. Es más difícil cambiarla. Pero cambiarnos nosotros, evolucionar, es más sencillo. Debemos de:
Empoderarnos
Responsabilizarnos de nuestro  cambio para…
Adaptarnos
Evolucionar.
Para ser más felices.

Es la satisfacción de quien no cae a pesar de todo, de quien crea, de quien da un giro a su vida, de quien se siente fuerte ante la adversidad, del que encuentra su sitio cuando todo parecía perdido. Volviendo a las dos opciones del principio, la primera facilita el esquema de empoderamiento + responsabilidad + adaptación + evolución= Felicidad.
Resultado de imagen de mercado laboralSeguramente, preguntarse qué se puede hacer para tener más opciones llevará a buscar información sobre qué puede estar fallando, cómo ha de ser el CV, cómo hacer una entrevista de trabajo. El conocimiento es poder. Si se adquiere, se puede aplicar ese conocimiento, aprender y mejorar.

Si escogemos la segunda opción, está bien para comentar y desahogarse, pero no producirá un cambio en nosotros. Seguramente, el resultado seguirá siendo el mismo. El mercado laboral seguirá allá, con sus cambios, con las nuevas herramientas de selección, con nuevas aplicaciones TIC y seguiremos criticándolo. Mejor la primera opción.
Entonces, para adaptarse, primero de todo es necesario plantearse adaptarse a qué. Hay que conocer el medio al que debemos adaptarnos. Qué conocemos y qué ha cambiado. Qué hemos de aprender ahora, para saber cómo adaptarnos. Lo hacemos muy a menudo: adaptamos nuestro lenguaje a un niño o a un familiar, adaptamos nuestro comportamiento en función de si estamos en un ambiente formal o no… sabemos adaptarnos. Evidentemente, no estoy diciendo que sea un camino de rosas. No. Es duro. E incluso, se ha de intentar seguir mejorando, adaptándonos a los nuevos cambios también en el trabajo. Este escrito no va dirigido sólo a personas desocupadas. Es para trabajadores, estén trabajando ahora o no. Así que, a partir de ahora cambia si piensas:
“Los portales no funcionan” por “¿Qué debo hacer para cambiar mi forma de buscar en los portales?
“Siempre hay 200 inscritos” por “De entre los 200, seleccionan a uno, ¿cómo ser ese seleccionado?”.
“La carta de presentación no sirve para nada” por “Voy a adaptar bien la carta de presentación”.
“Siempre escogen a amigos y conocidos” por “He de mejorar mi red de contactos”.
Resultado de imagen de mercado laboral dibujos“En todas las ofertas piden un requisito que no tengo” por “He de encontrar las ofertas que cumplo con los requisitos”.
Y un sinfín de pensamiento que tenemos, la mayoría generalizaciones, que no permiten que analicemos la situación tal como es y nos sitúan en la zona de acomodo y que al racionalizarlas diferentes, nos permiten conocer, aprender y adaptarnos. Las empresas piden perfiles que se adapten, qué mejor que vean que, como candidatos, nos hemos adaptado. Así ya no tendremos que demostrar esta competencia. Por: Frances Gelida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada